Para los amigos del «Ateneo»

Los hispanohablantes y el alemán

Sábado 7 de Junio, 17:50 horas. El mercurio ronda los 30 º C. El cálido aire que se respira por las calles de Zúrich, se asemeja a una sofocante tarde de verano en cualquiera de las ciudades del sur de España. El punto de encuentro es Limmatstrasse 35. A la entrada del edificio, un cartel (“Ateneo Popular Español”) dirige a los visitantes al sótano del inmueble. Las sillas que ocuparán el público y la mesa del ponente están listas. En unos minutos empezará la charla sobre “La primera generación de inmigrantes hispanohablantes en la Suiza alemana y el aprendizaje de la lengua”. Ana Rose Hass-Kauf, más conocida como Lala, profesora de castellano y alemán, es la encargada de llevar a cabo la ponencia.
Los primeros minutos del coloquio es un paseo por el tiempo a los años 60-70 cuando llega a Suiza la primera generación de españoles en busca de trabajo, con motivo de la crítica situación del país que envolvía el régimen político franquista. Esos jóvenes que aterrizaban en el país suizo con el único objetivo de encontrar un puesto laboral se enfrentaban a una nueva ciudad, con diferentes costumbres, lejos de familia y amigos, y sobre todo, un nuevo idioma. “El hecho de que en aquel entonces tus jefes y compañeros chapurreasen el italiano nos facilitó la comunicación al llegar a Suiza, pero a su vez, eso nos perjudicó notablemente en el aprendizaje de la lengua alemana”; declara la ponente, quien forma parte de esta primera generación de hispanohablantes en el país central europeo.
El fin de cada uno de los recién llegados era común: trabajar, ganar dinero y optar a una mejor futura calidad de vida en su país de origen. Así, los inmigrantes empezaban una vida en el país helvético con la facilidad de no verse obligados a aprender el idioma de manera correcta y formal, puesto que la comunicación en la calle y en el trabajo era posible sin un preciso conocimiento de él. Esta premisa repercutió en una desmotivación total por el estudio de la lengua extranjera. “Trabajaba más de 50 horas semanales en servicio, tenía que llevar la casa y una familia; no tenía tiempo, ganas ni dinero para aprender el alemán”; dice una de las asistentes a la charla. A esto se sumaba que la gran mayoría de expatriados no habían tenido la posibilidad en sus países de origen de optar a una educación superior a la básica: “Con 14 años salí de la escuela primaria de Madrid sabiendo coser y poco más. Era mujer, y tuve la educación mínima que una familia de clase media se podía permitir”; relata una señora del público. A estas barreras personales para el aprendizaje de la lengua se le suman las dificultades del propio alemán en el país suizo: la existencia de dialectos, la fonética variante con el castellano y la conjugación de las palabras en función de su género y caso.

 

Si no lo hicieron antes, ¿por qué ahora?
Han pasado más de 4 décadas para muchos de ellos. Han formado su vida en Suiza; algunos afirman que por sus venas circula sangre española, pero su cabeza es de mentalidad suiza. La gran mayoría son jubilados, que tras años de sacrificado trabajo ahora disfrutan de sus pensiones y de un día a día relajado. En este contexto… ¿dónde se encuentra la motivación para perfeccionar un idioma que tras más de 40 años de su uso todavía no se habla y se escribe de forma correcta? A esta cuestión responde Lala: “Pensar en la idea de que probablemente en unos años vivamos en una residencia para el cuidado de la tercera edad y nos gustaría expresar de una forma más correcta lo que necesitamos”. Asimismo, muchos de ellos, muchos de la primera generación, gozan de nietos quienes, lamentablemente, no han aprendido un correcto castellano y para ellos es más fácil la comunicación en alemán; en este punto, puede resultar motivador avanzar en el estudio de esta lengua y así disfrutar de cada conversación con los pequeños de la casa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s